Mapa del GR-14El Sendero GR 14 discurre a lo largo de 755 Km siguiendo el itinerario del Camino Natural la Senda del Duero, desde los Picos de Urbión, en la provincia de Soria, pasando por Zamora, hasta el muelle fluvial de Vega de Terrón, en la provincia de Salamanca, donde el río cruza la frontera y se adentra en Portugal. Se disfruta durante todo su recorrido de los más bellos espacios naturales creados por la acción de las aguas del río Duero.

Este sendero está dividido en 42 etapas, de las cuales queremos destacar:

Etapa 32: Fermoselle – Trabanca. Los arribes  del Río Tormes. La Senda del Duero vadea el río por el puente de San Lorenzo que une la localidad zamorana de Fermoselle con la salmantina de Trabanca y continúa un par de kilómetros por la carretera hasta desviarse por el Camino Ancho, desde donde asciende en dirección al Picón de la Paya hasta llegar al mirador del Somaero con excelentes vistas sobre el valle del río Tormes. Tras encontrarnos con la Fuente del Somaero, los Chiviteros del Somaero y el Refugio de la Falla del Peine, el camino remonta el arribe y alcanza la penillanura. Desde aquí disfrutamos de unas maravillosas vistas sobre la presa de La Almendra que  detiene el curso del río Tormes permitiendo contemplar el arribe en toda su grandiosidad. Continuamos el camino entre cortinas hasta el final de esta etapa, Trabanca, situada en el cruce de caminos que une el norte y el sur de la provincia de Salamanca, es la entrada natural a los Arribes del Duero y del Tormes.

Perfil de la Etapa 32 del GR-14

Etapa 33: Trabanca – Villarino de los Aires. La penillanura ramajera. Esta etapa se sitúa en el límite más meridional de Los Arribes del Duero donde los prados abundantes de vegetación y los pastizales de la penillanura arribeña son los protagonistas. La etapa se inicia en la localidad de Trabanca, junto a la carretera que la une con Cabeza de Framontanos, pasando por un estrecho callejo que finaliza en una portera de madera que hay que atravesar, salimos de Trabanca y nos introducimos en un mar de retamas negras, en el paraje de Los Cotorrones, que desemboca en la Rivera de la Pescadera donde confluyen varios regatos. Tras avanzar por la vaguada del Arroyo de Matalamula, que se salva por una pontonera de piedras alineadas, rodeada por peñas y berruecos, la ruta asciende el suave valle por un pastizal salpicado ocasionalmente por algún matorral de retama, hasta girar ala izquierda, en las inmediaciones de una charca, por una pista flanqueada por densas retamas negras, interrumpidas ocasionalmente por pastizales o por la presencia de grandes berrocales de granito. Al llegar a un cruce, la Senda del Duero gira a la derecha y toma el Camino del Contumero donde se asciende suavemente para iniciar a continuación un leve descenso y, después de pasar por dos curvas seguidas, se llega a una bifurcación donde tomamos la ruta de la derecha, conocida como Camino del Pilo o Camino de San Roque que, tras cruzar un paso canadiense, se adentra en un espacio donde las cortinas dominan el paisaje. Inmediatamente el camino desciende por la ladera del arribe y paulatinamente empiezan a aparecer algunas fincas de cultivo de olivos y viñedos, así como los rebollos y los berruecos. Se suceden a partir de este momento continuas revueltas y  cambios de pendiente mientras se va encajonando el sendero entre muros de piedra. Después de atravesar un paraje de frondosas huertas  y cruzar otro paso canadiense, el camino desemboca en una pista que continúa descendiendo hasta alcanzar el final de la etapa en Villarino de los Aires.

Perfil de la Etapa 33 del GR-14

Etapa 34: Villarino – Pereña de la Ribera. Por la rivera del Arroyo de los Cabrones. El inicio de esta etapa se encuentra a las afueras de Villarino de los Aires, en el cruce de la carretera DSA-560 que conduce a Pereña de la Ribera con la carretera de acceso a los poblados de la Rachita y del Soto. En un recorrido corto de inesperada belleza, nos encontramos con un tramo inicial que discurre por una zona de huertas, olivos y vides,  para después ceder todo el protagonismo al Arroyo de los Cabrones que se convierte en el hilo conductor de esta etapa atravesando por un  singular bosque. Por la carretera que conduce al desagüe de la central hidroeléctrica se vadea el Arroyo de Aguasalbas mientras se suceden las vistas panorámicas sobre el Duero. En esta zona abundan los rebollos, las retamas negras y las jaras pringosas, entre los que se encuentran algunos cerezos de Santa Lucía (Prunus mahaleb), una rara especie en los Arribes del Duero que los lugareños llaman montesina. Al llegar a una cerrada curva, en un paraje donde aparecen grandes castaños, nos despedimos del asfalto y remontamos la margen derecha del Arroyo de los Cabrones por una estrecha vereda que antaño utilizaban los vecinos de Pereña de la Ribera para acceder al río Duero y las fincas situadas en la ladera, entre rebollos, castaños y álamos blancos, mientras la hiedra se apodera de los troncos de los árboles y las flores se suceden desde el invierno hasta el otoño, creando un rincón de cuentos donde los helechos y los musgos crecen entre grandes berrocales. Suavemente la Senda del Duero gana altura y abandona el trayecto emboscado, dando paso a un terreno aterrazado. Un trecho después, se cruza el Arroyo de los Cabrones por un puente de piedra larga y remontamos el valle por la margen izquierda, a la vera del castro de la Ermita de Nuestra Señora del Castillo, hasta finalizar la etapa entrando en la localidad de Pereña de la Ribera, entre campos de cultivo, por la calle de los Almerganales, nombre con el que los habitantes de la localidad denominan a los granados (Punica granatum).

Perfil de la Etapa 34 del GR-14

Etapa 35: Pereña de la Ribera – Masueco. Los Arribes del río Uces. Transcurre la primera parte de esta etapa por las suaves ondulaciones de la penillanura, pero el paisaje se quiebra al llegar al arribe, dominado por la verticalidad y la profundidad de los cortados. Comenzamos en Pereña de la Ribera tomando el Camino de los Cuernos que discurre por la Cuesta del Cristo y conduce hasta la unión del Regato de las Huertas con el Arroyo de los Cuernos, hasta que aparece un cruce y el Camino Natural toma el ramal de la izquierda por una vereda estrecha y poco transitada. Sin embargo, merece la pena desviarse y seguir el Camino de los Cuernos para visitar el Pozo de los Humos, una caída de agua de más de cincuenta metros, y las pinturas rupestres de la Palla Rubia. Continuando con La Senda del Duero, se bordea el Picón de los Cuernos, un cerro de rocas caprichosas, y se avanza por la penillanura, entre los callejos de las cortinas, hasta alcanzar la carretera DSA-560. El recorrido prosigue por la carretera, en continuo descenso y tras una curva de 180 grados hacia la derecha, se alcanza el Puente Pereña sobre el río Uces. Diversas formaciones rocosas en forma de salientes y berrocales, fruto de la acción erosiva del agua, revelan la naturaleza fundamentalmente granítica de este territorio y anuncian la proximidad de los cortados. En este punto el modesto río se vuelve indómito y sus aguas inician la caída por las Cachoneras del Castillo. Después de cruzar el río, la Senda del Duero se adentra en un camino rural y asciende la ladera por un suelo de pizarra dejando a la derecha la Casa del Torito, junto al Puente Pereña, el Molino del Castillo y el Castillo, un viejo castro colgado sobre los cachones. El Camino Natural cruza la carretera SA-314 y asciende en dirección suroeste por los pagos de viñas y olivares. Después gira a la derecha y prosigue, entre cultivos, por una estrecha vereda hasta la Vuelta la Garduña donde cruza de nuevo la carretera SA-314, avanzando por un estrecho callejo hasta el Castañar del Calderero y alcanza la Casa el Abogado, Después, el camino se ensancha y aparece un desvío a la derecha que es otra posibilidad de acceder al Pozo de los Humos y disfrutar de otra vista de las cascadas, justo antes de llegar al núcleo urbano de Masueco.

Perfil de la Etapa 35 del GR-14

GalerĂ­a