Tal y como lo conocemos hoy en día, el carnaval es una continuidad de los antiguos Saturnales, las festividades romanas que se celebraban en honor al Dios Saturno.

A raíz de la expansión del cristianismo fue cuando más auge tomó y la fiesta adquirió el nombre de carnaval, teniendo como motivo principal el hecho de despedirse de comer carne y de llevar una vida licenciosa durante el tiempo de cuaresma. Esta despedida se realiza el miércoles de ceniza fecha en la que se da comienzo a la cuaresma; un periodo de cuarenta días (hasta el Domingo de Resurrección) que se destinaba a la abstinencia, recogimiento y el ayuno.

Aunque los carnavales están ligados a la religión católica, son una fiesta pagana caracterizada por fiesta, diversiones públicas, bailes de máscaras y manifestaciones folclóricas.

Carnavales de Vezdemarbán (Zamora)

Carnavales de Morales de Rey (Zamora)

Carnavales de Boada (Salamanca)

Carnaval de Carbellino de Sayago (Zamora): la Vaca bayona

Carnavales en Trabanca (Salamanca): Escenificación de La Muerte en Cueros.

Carnavales en Almaraz de Duero (Zamora): Murgas