Terraduero


Se encuentra en lo alto del cerro del Berrocal, en un magnífico paraje dominando el cañón del Duero. En su interior, en uno de los tres retablos barrocos, se encuentra la veneradísima Virgen del Castillo, cuya devoción se remonta siglos atrás. Se trata de una imagen de piedra policromada sobre la que se encuentra el Niño con un pájaro en la mano. Existen varias leyendas en el lugar en torno a esta Virgen.

El edificio actual se construyó en el siglo XVIII con sillares y algún lienzo de mampostería. Presenta una sola nave, camarín y sacristía. Tiene planta de cruz con bóveda en el centro.

Junto a la ermita está la casa del ermitaño, también del siglo XVIII. Las columnas del pórtico podrían haber sido aprovechadas de algún edificio tardorromano. Incrustada en una de sus paredes, hay una estela funeraria del siglo II-III.

Tres veces al año suben los pereñanos a esta Ermita: el lunes de Pascua, en las fiestas de septiembre y, sobre todo, en la romería que en honor a la Virgen del Castillo se celebra el 14 de mayo.

A la salida sur del pueblo se encuentra también la Ermita del Santo Cristo del Humilladero, en proceso de restauración. Data del siglo XVI.  Es de planta cuadrada cubierta con bóveda de crucería con cinco claves y decorada con pinturas inacabadas.

Junto a esta ermita está el cementerio nuevo, del siglo XIX. Desde este hasta la iglesia se marcó el camino con un viacrucis de catorce cruces de piedra, del que hoy se conservan aún tres.

En la plaza, junto al edificio del Ayuntamiento, se pueden atravesar dos arcos pertenecientes a la antigua Ermita de San Sebastián, ya desaparecida.

Pero sin duda el edificio religioso mas emblemático de Pereña es la del Castillo, sobre el Cerro de El Berrocal.