Al noroeste de Salamanca, poco antes de unirse a la intensidad del Duero, el río Tormes ve detenido su curso en una formidable pantalla, la presa de Almendra, que da origen a un auténtico mar interior.