Terraduero


Desde tiempos remotos la magia y los rituales han acompañado la vida de los humanos, su contacto con la naturaleza, las estrellas, el bosque y las montañas, los animales y los ciclos de la luna y el sol. El invierno marca una época oscura, de regeneración de la tierra que se prepara para volver a dar vida en la siguiente temporada. Las mascaradas son la representación tangible que ha llegado a nuestros días de estas ancestrales creencias en las que el culto a la naturaleza era el principal protagonista. 

En los meses más oscuros cuando el sol solo asoma unas pocas horas y las heladas de la noche cubren los campos desde el solsticio de invierno (preludio de la    Navidad) hasta entrado el Carnaval (con la primavera ya a las puertas), los hombres llevan a cabo las mascaradas creyéndose su origen anterior al dominio romano y remontándose a antiguas tradiciones celtas pidiendo por una nueva fertilidad cuando se retire la oscuridad, por la vida, y la celebración del fin del invierno. En las sociedades agrícolas y ganaderas se considera un patrimonio inmaterial riquísimo principalmente en las zonas rurales de la Península Ibérica cuando estas fiestas rompían con la monotonía de los repetitivos trabajos diarios, recurriendo a la magia y los rituales para ayudar a la vida vegetativa a continuar con su círculo de fertilidad. El mundo pastoril, crea principalmente máscaras demoníacas mientras que el agrario se decanta por máscaras zoomorfas de vacas, toros (símbolo de fertilidad universal) o los caballos (que llevan las almas de los antepasados). Tenían (y siguen teniendo) como objetivo la purificación de las poblaciones alejando de ellas el mal y el fomento de la fecundidad de las mujeres, los campos y el ganado.  

Los ritos paganos celtas se integraron en la sociedad romana a través de las Lupercales, Saturnales y Kalendas que posteriormente fueron adaptadas al cristianismo, al considerarlas la Iglesia como ritos herejes que debían desaparecer, tomando cada mascarada sus propios matices alentados por la situación de aislamiento de muchos de los lugares donde se celebraban, consiguiendo que cada una sea única y peculiar, sin que existan en el mundo dos mascaradas iguales. 

Guardando las distancias entre unas y otras, se suelen regir por unas líneas generales en las que los integrantes se dividen en personajes negros que anuncian las llegadas de las mascaradas con sus cencerros colgados creando un gran estruendo como los zangarrones, chocalheiros o los diablos y los personajes blancos como los guirrios, botatargas y boteiros que ya miran a la primavera y al resurgimiento de la vida, como si unos se llevaran lo malo del año anterior y los otros dieran la bienvenida a las nuevas cosechas y a la fertilidad de las tierras y la llegada de la luz. 

En TerraDuero apostamos por mantener este tipo de tradiciones que conforman la esencia de los territorios rurales de frontera, habiéndose celebrado este 2019 en la localidad portuguesa de Bemposta el Primer Encuentro de Rituales Ancestrales con máscaras de diferentes puntos de Portugal y Castilla y León. TerraDuero aportó a todos los participantes de este encuentro las máscaras del chocalheiro de Bemposta y tras el desfile, durante el aperitivo de convivencia organizado por el ayuntamiento de Mogadouro y la Asociación Maschocalheiro – Associaçao de Bemposta (organizadores del encuentro), la Ruta Internacional del Vino estuvo presente con una exquisita galería de los mejores vinos de España y Portugal para el disfrute de todos los asistentes.

Este apasionante periodo de mascaradas acaba con la llegada del Carnaval y con el tradicional Entierro de la Sardina con fuerte arraigo en España y en países latinoamericanos donde hombres y mujeres vestidos de luto “lloran” la muerte de la sardina en su féretro, parodiando la gran pérdida y alargando la fiesta un día más, simbolizando, con la quema y el entierro del pescado, la quema también de lo malo del pasado y las fuerzas renovadas para afrontar con esperanzas la nueva temporada de vida y luz. 

El mismo Miércoles de Ceniza tiene lugar en Vinhais el Desfile de los Diablos (trasladado al sábado para que todos lo puedan disfrutar) que pone el broche final a este periodo de oscuridad con un sobrecogedor desfile el 9 de marzo, con la salida de la muerte gigante, la alegoría de los 7 pecados mortales, canticos y narraciones y carreras por las calles donde cientos de diablos vestidos de rojo corren detrás de las jóvenes solteras y trepan por las paredes para llegar a sus balcones en una tarde-noche frenética y divertida, a la que por supuesto, no podía faltar TerraDuero con máscaras para que todos los asistentes se sientan parte de la tradición. Puedes consultar aquí la programación del Desfile.    

Otras mascaradas en el territorio de la AECT Duero-Douro: 

S. Pedro da Silva: 13 diciembre.Galdrapa

Bruço: 25 diciembre. Velhos de Bruço

Vale de Porco: 25 diciembre. Velhos de Porco

Valverde: 25 diciembre. Caretos

Sanzoles del Vino: 26 de diciembre. El Zangarrón (Interés Turístico Regional) 

Constantim: 27 diciembre. Festa do Carocho

Riofrío de Aliste: 1 de enero. Carochos y otros personajes (Interés Turístico Regional)

Montamarta: 1 y 6 de enero. El Zangarrón

Vila Cha de Braciosa: 1 enero. Bielha

Vinhais: 6 de marzo. Desfile de diablos

Carbellino de Sayago: Vaca Bayona domingo y martes de Carnaval

Almeida de Sayago: Vaca bayona domingo y martes de Carnaval