Terraduero


En los términos de Chanos y Lubián, en el fondo del valle, se levanta el Santuario de la Tuiza, templo barroco declarado en 1995 bien de interés cultural con categoría de monumento. Se encuentra situado en un bello paraje, rodeado de abundante arbolado, con paisajes claramente gallegos formados por helechos, robles chopos y pinos que forman una especie de bosque

Se levantó a finales del siglo XVIII aprovechando los restos de la antigua ermita. El santuario fue especialmente venerado por los segadores gallegos que bajaban a Castilla a hacer la campaña de siega y, a la vuelta, daban como ofrenda sus hoces. También por los peregrinos antes de atravesar esta zona de lobos y montañas.

El edificio responde a un esquema barroco muy puro, con claras influencias galaico-portuguesas. Posee una planta de cruz latina, con cabecera y brazos rectos con escaso fondo.

El exterior es de influencia gallega, con muros de sillería y cubierta de pizarra. La torre es cuadrada, con los vanos de la campana y una cúpula donde se ubican los detalles ornamentales. El brazo de crucero contiene una ventana apaisada para poder contemplar a la Virgen de las Nieves, patrona de Alta sanabria, desde el exterior cuando el templo se encuentra cerrado.

De su interior destacan sus bóvedas pétreas de medio cañón soportadas sobre pilastras. El edificio cuenta con una puerta principal, existiendo otras dos en la nave que se encuentran enfrentadas y adinteladas.