Terraduero


Construcción realizada en el siglo en el siglo XVIII, podemos observar, tallado en piedra, la fecha en la que fue levantado, 1774, el nombre del maestro constructor, Baltasar Acamalle, quien ordenó su construcción, Gregorio Francisco Montes, además de la petición habitual en este tipo de inscripciones: “Rogad por ellos”. Las inscripciones aparecen flanqueadas por motivos decorativos tallados de volutas, propios del estilo barroco, y que confirman la fecha de construcción.

Está construido a base de sillares de granito perfectamente tallados. Las pilas están conformadas por tajamares aguas arriba, para dividir la presión ejercida por el cauce del río, y por contrafuertes aguas abajo. Gracias a la restauración de algunas de sus partes hoy podemos observarlo en todo su esplendor. La modernización de los transportes y la anchura de éstos, hace que la estrechez complique el paso de grandes vehículos.

La sección que adopta la estructura en su parte superior es de lomo de asno, muy habitual en los puentes que no salvan distancias especialmente grandes. Remata en dos pretiles, coronados por sillares en la parte superior de sección semicircular, que ofrecen una gran elegancia al conjunto.