Terraduero


Hacia el sur del término de Castromil, por el denominado camino del Contrabando, se accede al "Penedo do Mozo" ("Fraga dos tres reis" para los portugueses y "Penedeo dos tres reis" para los gallegos), en el que se encuentra un grupo de grandes rocas, un berrueco, un amontonamiento natural de piedras que se singulariza sobre el entorno por su silueta aguda e inconfundible, en cuya parte superior posee un hito o mojón bien visible. En una de sus caras, se muestra cincelada una gran cruz, con una “E” por debajo junto al número 350, mientras que la cara opuesta incluye una “P”, con el que se ha señalado el punto exacto por el que se pasa la frontera entre España y Portugal. Se dice que su denominación, “Penedo dos Tres Reis” o "Penedo dos Tres Reinos", obedece a que en este enclave se reunieron  en la Edad Media los monarcas de León, Galicia y Portugal para consensuar el deslinde de sus territorios, siendo este el motivo por el que en el lado portugués colocaron un sencillo monumento, consistente en tres monolitos pétreos que representan a los tres soberanos y al lado una larga hilera de once pináculos, de menor tamaño, para señalar la frontera. Es una “marra” o límite territorial en cuyas proximidades se encuentra el punto en que convergen los tres territorios. En una pradera cercana un abrevadero “internacional” permitía al ganado de ambos lados de la Raya  beber de sus aguas sin provocar conflictos territoriales. En la actualidad, en este punto convergen los términos del pueblo portugués de Moimenta, el gallego de Cádavos y el zamorano de Castromil.