Terraduero


Dirección:
Localidad:
Telefono:
Email:
Web:
Pías se encuentra muy cerca del Parque Natural del Lago de Sanabria. Este, calificado hoy día Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica, está situado en el extremo noroccidental de la provincia de Zamora, en las estribaciones de las Sierras de la Cabrera y la Sierra Segundera. Posee una extensión de 22.365 hectáreas y contiene espacios de gran interés, como diversos bosques y lagunas, un buen número de fenómenos glaciares (valles encajados, circos, morrenas, etc.) y, como no, el Lago de Sanabria, el lago glaciar más grande e impresionante de la Península Ibérica. Todos ellos, situados en parajes de difícil acceso, han permanecido casi inmunes a la alteración humana.
 
Este lugar fue declarado Sitio Natural de Interés Nacional en 1946, Paraje Pintoresco en 1953 y Parque Natural en 1978, con el fin de conservar sus orígenes glaciales, la riqueza de su flora y de su fauna y la pureza de las aguas de las más de 20 lagunas que componen, después del Pirineo, el conjunto lagunar más importante de la Península.  En 1998, se incluyó en la Red Natura 2000 como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y en el 2000 se declaró Zona de Especial Protección para la Aves, ZEPA.
 
Este ecosistema se caracteriza por la gran diversidad de especies que posee. Su flora es rica en endemismos adaptados a las condiciones extremas de este entorno de montaña. Bosques de robles coexisten con abedules y castaños, así como acebos y tejos, entre grandes extensiones de matorral. En cuanto a la fauna, un espacio natural tan marcado por el agua como el de Sanabria alberga un buen número de especies animales vinculadas a este medio. Destaca la presencia de la trucha, la bermejuela, el cacho o el barbo. Por lo que respecta a los mamíferos, podemos observar varios mustélidos, como la nutria, la marta, el armiño, la garduña o el tejón, y mamíferos de mayor talla: el corzo, el jabalí el lobo y el gato montés.
 
Al ser Zona de Especial Protección para la Aves, posee varias especies de aves, entre ellas rapaces diurnas, como el águila real, el halcón abejero, el halcón peregrino, el ratonero común, el cernícalo vulgar y el búho real, junto a pájaros como el alcaudón dorsirrojo, el escribano cerillo, el pechiazul, la perdiz, el camachuelo común, el petirrojo, el arrendajo, la abubilla, etc.
 
Además de su alto valor medioambiental, este Parque Natural presenta valiosos recursos históricos, artísticos y culturales que han mantenido hasta nuestros días un interesante legado de tradiciones y una arquitectura popular adaptada al medio. Asimismo, ofrece grandes atractivos para los amantes del turismo natural, rural y activo: en verano, sol y playa, con todas sus posibilidades de deportes náuticos: vela, piragüismo…; en primavera, senderismo, bicicleta de montaña o paseos a caballo; en otoño, micología y recolección de castañas; y en invierno, nieve, que cubre sus picos y atrae a numerosos amantes del blanco elemento.
 


No existen imágenes