Terraduero


Dirección:
Localidad:
Telefono:
Email:
Web:

Pereña de la Ribera, también conocida como El Balcón de las Arribes, se encuentra en pleno Parque Natural de Arribes del Duero, un amplio territorio protegido que abarca casi cuarenta municipios del oeste de las provincias españolas de Zamora y Salamanca, justo en la frontera con Portugal. En la zona portuguesa el parque se conoce como Parque Natural del Duero Internacional y está integrado por varias comarcas portuguesas de los distritos de Braganza y Guarda. La parte española se extiende sobre una superficie de 106.105 hectáreas, mientras que la parte portuguesa posee una superficie de 85.150 hectáreas. Ambas suman una superficie de 191.255 hectáreas, lo que convierte a esta zona en una de las áreas protegidas más grandes de Europa.

Vista de Los Arribes del DueroEn el año 2015, la UNESCO declaró Reserva de la Biosfera Transfronteriza la denominada Meseta Ibérica, compuesta por estos dos parques, además del Parque Natural del Lago de Sanabria y Alrededores y de varios espacios más de la Red Natura 2000 pertenecientes a ambos países. Asimismo, el lugar también cuenta con la declaración de Zona de Especial de Protección para las Aves (ZEPA) desde el año 1990. Tres denominaciones que suponen el reconocimiento de una realidad en la que la presencia y aprovechamiento humano ha sabido respetar a la naturaleza y ha convivido en armonía con ella.

Las Arribes constituyen una geografía a salvo del viento y más expuesta al sol debido a su menor altitud. Por ello, en el parque existen dos climas: en las zonas de valle se puede disfrutar de un clima mediterráneo que suaviza las temperaturas, mientras que, en las zonas de penillanura incluidas dentro de la demarcación, existe un clima continental propio de estas provincias, donde los inviernos son más fríos y acusados.

Es su peculiaridad orográfica la causante de ese inusual microclima mediterráneo que contribuye a la diversidad vegetal y convierte al parque en un lugar idóneo para el refugio de la fauna salvaje, especialmente para las aves. De hecho, la fauna y la flora de este espacio natural brillan por la gran riqueza y variedad de especies que las componen y que constituyen una síntesis de aquellas que se pueden encontrar en ambos climas. En esta demarcación habitan unas 200 especies de aves, al menos 45 de mamíferos, 16 de peces, 11 de anfibios y 17 de reptiles y otras tantas de especies vegetales, motivo por el que la zona se declaró Parque Natural.

La red hidrográfica de las arribes viene marcada de manera vertebral por el río Duero. En el Parque Natural, este transcurre encañonado por la penillanura, generando un paisaje de gigantescas pendientes y de una belleza espectacular, que separan bruscamente, pero de forma natural, España y Portugal. A su vez, existen varios afluentes, arroyos y regatos estacionales que rinden sus aguas al Duero, cuyo máximo esplendor se puede contemplar entre los meses de enero y abril.

Todas estas características convierten al territorio en un atractivo destino turístico, ya que, además de poseer un entorno natural privilegiado, a este se le añade un interesantísimo patrimonio cultural, enriquecido por la cercanía de los dos países. Espectaculares miradores y formidables embalses; senderos que nos muestran chozos, chiviteros y cortinas; robles entre rocas de granito; historias y tradiciones; vides, olivos y almendros cultivados en viejos bancales; y, sobre un teso, la querida Ermita, esperando paciente los alegres días de romería.

Más que recomendables son las rutas en barco, desde donde contemplar la inmensidad de este sensacional cañón. Además, para un conocimiento en profundidad sobre la historia, la arquitectura, las tradiciones, el trabajo, los paisajes, la vegetación, las especies animales, rutas, lugares turísticos, restaurantes, alojamientos o diversas actividades del territorio, se pueden visitar las Casas del Parque, situadas en Fermoselle (Zamora) y en Sobradillo (Salamanca).