Terraduero


Agallas está situado en un magnífico entorno natural rodeado de sierras lo que conforma un paisaje con profundas brechas y paisajes de transición, con grandes pendientes y valles encajados. También tiene el espacio natural protegido de El Rebollar, un paisaje donde abundan piedras, rocas y grandes bosques de roble rebollo, los más extensos de toda la Península Ibérica, de donde toma su nombre. En él habita el lince ibérico, la nutria, el buitre negro o la cigüeña negra. En sus ríos, afluentes del Águeda, los árboles toman forma de túnel, llamados "bosques de galería".