Terraduero


El municipio de Porto está situado en una de las zonas más accidentadas de la provincia de Zamora, ya que se encuentra en el valle que conforman la Sierra de Porto, la Sierra Segundera y el Macizo de Trevinca, punto de confluencia de tres provincias. Esta pequeña cordillera en forma de arco, está enclavada en el extremo oeste zamorano, limitando con León, Ourense y el norte de Portugal.

El pueblo se sitúa a una altitud de 1200 metros, por lo que no posee las condiciones climáticas regulares de la provincia zamorana. De hecho, Porto tiene un clima propio de las zonas montañosas, con inviernos muy fríos, con fuertes ventiscas de agua y nieve; y con un verano muy corto, pero de agradables temperaturas.

Los alrededores de Porto esconden lugares mágicos, de una frescura y belleza que pocas veces se pueden ver. Algunos de ellos, quedan bañados por las cristalinas aguas del río Bibey, el curso de agua más importante del municipio. Este posee varias playas fluviales muy concurridas, sobre todo en verano, ya que, además de su belleza, tiene un merendero y zona de juegos.

Abundantes son las lagunas, manantiales y arroyos de Porto. De las primeras, formadas como consecuencia del casquete glaciar de la sierra, sobresalen los Cancelos, las Lagoas de Verea, las Lagoas de Piatorta, la Laguna de Lacillo, la Laguna de Los Peces, etc. En lo que se refiere a manantiales podemos destacar: la Fonte da Pinllela, la Fonte da Cal, la Fonte de Valiña Longa, la Fonte Salgueiro, la Fonte da Cárcoba, la Fonte Lagañosa, la Fonte da Lamela, la Fonte das Pastoras, la Fonte de Tanxilde, la Fonte dos Paos, As Fontelas, la Fonte fría, las Sete Fontes, a Fillateira, etc. Todas ellas son de agua potable y su uso es para el consumo público; algunas de ellas también pueden utilizarse como abrevaderos o para el riego.

También, aparte de estas lagunas y manantiales naturales, destacan varios embalses. El primero, el embalse de Valdesirgas, se levanta sobre el río del mismo nombre y mueve la central eléctrica que suministra al municipio; el segundo, el embalse de Vega del Conde, está situado al norte de Porto y almacena las aguas del río Tera.  Es un paraíso para senderistas y pescadores, con maravillosos paisajes de alta montaña, una rica fauna y gran variedad de plantas. El tercero, de mayor capacidad, es el embalse de San Sebastián, ubicado sobre el cauce del río Bibey.

Las altas montañas, los embalses y los lagos, los bosques de abedules, de acebos o de tejos, el aire puro y esa sensación de libertad que emana de la naturaleza, convierten a Porto de Sanabria en el paraje adecuado para perderse y encontrarse con uno mismo.