Terraduero


La iglesia de Santa María de la Cuesta es una iglesia barroca del siglo XVIII construida sobre los restos de una iglesia medieval anterior, que consta de tres naves, separadas por cuatro pilas cruciformes, las naves menores llevan bóveda de lunetos, mientras que la nave central presenta media naranja y casquetes esféricos y portal con una fila de altísimas columnas. Su exterior es austero y equilibrado mientras que en el interior lo decoran dos retablos barrocos, destacando el del altar mayor, fechado en 1788, obra de Felipe Durán. Este retablo recoge la talla románica de la Virgen de la Cuesta o de Santa Colomba, de gran valor artístico y del que recibe el nombre la iglesia. Es una imagen sedente que sostiene en su regazo al Niño mientras levanta la de mano derecha en actitud de bendecir. Cuenta la leyenda que fue encontrada por un agricultor mientras araba.