Terraduero


Cartel Fiestas San SilverioEl pueblo de Peñaparda celebra sus fiestas patronales en honor a San Silverio, los días 19, 20 y 21 de junio. Estas comienzan el día 19 con la izada del pino por los quintos, costumbre muy arraigada en los pueblos de la falda de la Sierra de Gata. El día 20, día del Santo, se oficia una misa en el templo parroquial y se procesiona a San Silverio por las calles del municipio, y el 21 se organizan capeas, encierros por las calles, verbenas, juegos para los niños y, como colofón, espectáculo de fuegos artificiales. Durante estos días se puede disfrutar del ambiente festivo y la diversión que aportan los quintos, las peñas y los numerosos visitantes que se acercan a Peñaparda.

También se celebra la festividad de San Sebastián, los días 19 y 20 de enero, con la tradicional Luminaria, una gran hoguera en la que una vez más son protagonistas los quintos. En ella se asan distintos productos que los vecinos les entregan cuando recorren las callen del pueblo pidiendo el aguinaldo. Los vecinos más atrevidos saltan la hoguera y el resto comparten chorizo asado y vino al calor de la lumbre.

En el mes de agosto, es costumbre celebrar una verbena en honor a los emigrantes que regresan al pueblo, coincidiendo con la Fiesta del Pandero Cuadrado, un evento que organiza la Asociación del mismo nombre en colaboración con el Ayuntamiento, y que ya se ha consolidado como una festividad más, tras varias ediciones en las que han participado solistas de renombre en la música tradicional, además de numerosos grupos folklóricos.

Con esta fiesta se pretende ensalzar este singular instrumento, dar a conocer el rico folklore local y promocionar el patrimonio histórico, apostando por la pervivencia de las tradiciones y haciendo protagonista al pandero, que es un rasgo distintivo del pueblo, por ser único en la provincia, símbolo del apego a las tradiciones más ancestrales. La fiesta contiene numerosas actividades, entre las que destacan una feria de artesanía, alboradas y bailes, el tradicional pasacalle, varias actuaciones y conferencias, talleres de construcción y toque del instrumento, etc. Son, sin duda, unas celebraciones marcadas por la tradición, la música y la cultura. 

Relacionados con el Pandero Cuadrado, Peñaparda sigue manteniendo sus cuatro bailes tradicionales. Tres de ellos se interpretan tanto con pandero, como con la gaita y el tamboril, y son el "ajecháu", el "salteáu" y el "corríu y brincáu". El primero y el segundo duran cuatro vueltas y el tercero se divide en dos vueltas para el Corrido y otras dos para el Brincao. Todos ellos se tocaban y bailaban tradicionalmente en todos los acontecimientos del pueblo, desde la trilla hasta la matanza, y en las largas y calurosas noches de verano. El cuarto baile, más solemne, es el "ofretoriu", que se le bailaba a la Virgen del Rosario el primer domingo de octubre y que es interpretado únicamente con gaita y tamboril.



No existen imágenes