Terraduero


En la comarca de la Alta Sanabria, en un bellísimo paraje formado por un espigón del río Tuela, se encuentra el yacimiento arqueológico de As Muradellas. Pertenece al término municipal de Lubián, en la Alta Sanabria.

Se trata de un castro celtíbero, concretamente astur, declarado Bien de Interés Turístico en 1994.

Fue excavado en los años ochenta del siglo pasado. Años más tarde se limpió y señalizó junto con otros yacimientos arqueológicos también enclavados en la zona de Sanabria: Los Corralones y Santo Toribio. En el año 2016, se realizaron nuevamente labores de limpieza en As Muradellas, lo que hoy nos permite acercarnos hasta allí para conocerlo. Pilar Lagarejos, la arqueóloga responsable de estas labores, nos explica algunas de las peculiaridades de este interesante emplazamiento.

Una de las características principales de este castro es su sólida fortificación. No sabemos de qué o quién tenían la necesidad de resguardarse tanto aquellos hombres; la realidad es que, pese a encontrarse en un terreno ya protegido de forma natural, se le dotó también de una muralla tras un doble foso precedido de un campo de piedras hincadas.

Tras toda esta fortificación, se encuentran los restos del poblado, un recinto relativamente pequeño que albergaría aproximadamente a un centenar de habitantes. Su época de ocupación sería entre los siglos IV al II a C. Curiosamente, las viviendas no son circulares sino rectangulares y con las esquinas redondeadas. También resulta llamativo el muro corrido en los cuatro lados del habitáculo, resultando imposible distinguir un vano de acceso.

Se desconocen las causas de tan férreo sistema defensivo. Tampoco se sabe porqué se abandonó este poblado. Solo sabemos que no fue romanizado y que su abandono no fue violento.

En realidad, queda mucho por saber de este fascinante yacimiento. Tal vez una futura excavación nos permita conocerlo mucho mejor.