Terraduero


La arquitectura tradicional de El Manzano se basa en el uso de la piedra. Las actividades agrarias y ganaderas determinan la forma de construir las viviendas y los edificios secundarios. Suelen tener grandes corrales delanteros, cerrados, compuesto de un patio central y construcciones como gallineros, pajares, pocilgas, etc. El tamaño y la complejidad difieren en cada caso de las necesidades y posición económica, pero en general se trata de campesinos con cierto acomodo económico. Hay otras casas que no tienen corral y se adosan unas a otras irregularmente

La altura de las edificaciones es reducida, de uno o dos niveles más el “sobrao”,  la planta es irregular, con una cocina y dos o tres alcobas en las casas más humildes, y con estancias más grandes en la de los ricos. Los tejados son a dos aguas con tejas de bóveda de cañón o teja árabe.

En cuanto al urbanismo, una o una o dos calles principales recorren la población, de las que salen otras secundarias que suelen acabar en la puerta de alguna casa o corral.

Las construcciones pastoriles, como los chozos, las chozas, etc. son típicas de la zona, así como las construcciones de cabañas que realizaban los agricultores en época de cosecha. Las cortinas, las cercas de piedra que separan las parcelas, son elementos que también caracterizan el paisaje de la zona.