Terraduero


La arquitectura tradicional mantiene características comunes a la del resto de la comarca. La vivienda propiamente dicha era muy rudimentaria, siendo el hogar un elemento fundamental, donde se desarrollaba la vida cotidiana. Suele presentar una cuadra en la planta baja y en la planta superior se ubica la vivienda. Los muros se levantan de mampuesto, con sillares reforzando esquinas, ventanas y puertas. La madera era utilizada para el suelo de la vivienda y para la cubierta del edificio. Es habitual también, encontrar grandes corredores de madera cerrados o abiertos y escaleras de acceso exteriores de piedra o madera. Las cubiertas son a doble agua cuyos laterales son rematados con bellos hastiales o “Testeiros”. Aunque ahora las cubiertas son de pizarra, en el pasado eran de paja pudiéndose observar aún algún ejemplo. Además, es frecuente encontrar grabados sobre los dinteles de las puertas, elementos ornamentales de tipo religioso. 

Otro elemento a destacar es el molino de agua que se usa para la molienda. Estos molinos formaban una parte característica del entorno paisajístico, pegado siempre a ríos y arroyos. Además del molino, cada pueblo disponía de fragua y un horno de pan hecho de adobe que pertenecía en la mayoría de los casos a la comunidad. 

Parte esencial son también los puentes y pontones, fuentes, pilones y los cercados de piedra que delimitan las parcelas.